Este es el tercer artículo que escribo en El Universal sobre el paseo peatonal de Bocagrande y Castillogrande, y las inundaciones. El primero fue el 6 de diciembre de 2014 y el segundo el 13 de febrero de 2016.

El primero era para que en la licitación y el diseño se tuviera en cuenta que cada vez que llueve es imposible transitar en carro por la avenida que bordea el paseo, sin correr el riesgo de vararse y el desgaste de los carros por la alta corrosión que trae el agua de mar; y el segundo indicaba que esos diseños no solucionarían las inundaciones por las lluvias y / o la subida del nivel freático, principalmente por el efecto conocido como las mareas de Sicigia, que suben el nivel del mar, y por último los sobrecostos y retardos que llevaba el proyecto.

El costo de licitación fue de 8 mil 678 millones, el valor del proyecto a 13 de febrero de 2016, era de 10.900 millones, el valor actual lo desconozco pero algunas fuentes dicen que ya pasó esa última cifra porque las famosas válvulas pico y pato costaron alrededor de 2.000 millones y por los retardos en la entrega; debía ser en diciembre de 2015, paso a marzo del 2016, junio de 2016 y ya estamos entrando a septiembre y no se ve terminado el paseo. La interventoría habla de un 90% de terminación, el contratista de 96% y Planeación Nacional y la administración distrital de menos del 90%.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

eldiscoduro.com
Quién tiene la razón salta a la simple vista, no se ha terminado la iluminación, hay desnivel en las placas y la arborización esta incipiente.

Como lo indiqué en los dos artículos anteriores, las famosas válvulas pico de pato no han traído ninguna solución, se instalaron pero cada vez que llueve o sube la marea la avenida se inunda, causando problemas graves de corrosión a los carros.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

mundinews.com
Aquí cabe preguntar: ¿en dónde están los entes de control y la administración, que estén garantizando la correcta inversión de los recursos públicos, en dónde está nuestra ingeniería para darle solución real a las inundaciones, en dónde estamos los que vivimos en este sector, viendo cómo se nos acaban los vehículos? En cualquier otro país medio desarrollado construir un camino de dos kilómetros de largo por dos o tres metros de ancho no duraría ni cinco meses, aun con la protección costera que se construyó.

Aquí vamos a completar dos años y nada pasa.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
¿Hasta cuándo habrá conciencia del correcto uso de los recursos en tiempo y valor de cualquier proyecto? Lo normal es el retardo y sobrecosto, lo anormal es cumplir los tiempos y valores estipulados en el proyecto.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

economiavenezuela.com
Como vamos, vamos mal, si esto es un proyecto que está a la vista pública, ¿cómo serán los otros donde no vemos ni su iniciación ni su terminación, ni mucho menos el total de recursos gastados en ellos?

[email protected]

.

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

www.entornointeligente.com

© Luis Alfonso Oberto Anselmi

Tags: Estados Unidos